Reserva tu horaConsulta tus reservasacá

Endodoncia

La endodoncia también conocido como tratamiento de conducto, es la rama de la odontología que realiza el tratamiento para reparar y salvar un diente gravemente dañado o infectado en vez de quitarlo.

En que consiste el tratamiento:

El procedimiento consiste en quitar el nervio del diente (la pulpa), posteriormente realizar una limpieza, desinfectando profundamente y sellar el conducto pulpar.

Una vez realizado el tratamiento de conducto, es necesario restaurar el diente, dado que el tratamiento genera una cavidad que debe ser corregida, o también en muchos casos donde se realizan endodoncias, es debido a que el diente posee una fractura y debe repararse.


La restauración del diente se puede realizar con diferente técnicas dependiendo del cada caso, para esto en Rident contamos con la especialidad de rehabilitación oral, donde el doctor especialista evalúa el tratamiento de restauración óptimo para cada caso, estos pueden ser coronas, incrustaciones u otro tratamiento.

Por que necesito un tratamiento de conducto:

El tratamiento de conducto lo necesitas porque tienes una infección en el nervio de tu diente que ha ocasionado una inflamación y necrosis de la pulpa.

La causa más frecuente de la infección, consecuente inflamación y necrosis de la pulpa, es la existencia de caries profundas, que no se trataron oportunamente. Sin embargo existen otros factores que pueden generar que requieras una endodoncia:

  • Traumatismos que han roto o agrietado tu diente.
  • El desgaste constante y profundo de los dientes por el roce entre ellos.
  • Otras lesiones o patologías.

Síntomas de un diente que requiere endondóncia.

Algunos de los síntomas que presenta un paciente que debe ser sometido a una endodoncia son los siguientes:

  •  Dolor intermitente o constante y de diferentes intensidades. 
  • Sensibilidad al frío o al calor 
  • Molestia al masticar 
  • Cambio de color del diente a un tono más oscuro 
  • Aparición de un flemón o fístula 

“Una vez realizado el tratamiento no sentirá más el dolor que sentía antes de la intervención”

Más información sobre el tratamiento.

Un tratamiento de endodoncia normalmente requiere 1 o 2 visitas a la consulta del dentista. En rident procuramos ser muy cuidadosos para minimizar todos los posibles dolores, por lo que el tratamiento dolerá muy poco o nada, gracias a la anestesia local aplicada por el especialista.

Una vez comenzada la atención el especialista:

  •  Tomará rayos X para obtener una vista clara de su diente o muela y del hueso circundante. 
  • Anestesiará la zona alrededor y también su diente o muela para que esté cómodo/a durante el tratamiento. 
  • Pondrá una hoja fina de goma látex sobre su diente o muela para mantenerlo seco, limpio y protegido de virus, bacterias y hongos que hay normalmente en la boca. 

Durante el tratamiento, el especialista:

  •  Creará una apertura en la parte superior de su muela o diente. 
  • Sacará el nervio del interior del diente o muela y de las zonas de su raíz, conocidas como conductos radiculares. 
  • Limpiará dentro del diente o muela y de cada conducto radicular. Su dentista podría tratar el diente o la muela con medicina para matar los gérmenes. 
  • Rellenará los conductos radiculares con un material parecido a la goma para sellarlos contra futuras infecciones. 
  • Pondrá un relleno provisional en el diente o muela hasta la restauración definitiva, como un relleno permanente o una corona que será puesta a la primera oportunidad. 

Después del tratamiento:

  •  Su diente o muela y la zona circundante podrían estar sensibles unos días. Por lo que el especialista recomendará analgésicos para aliviar las posibles molestias. 
  • Además, el dentista podría recetarle antibióticos. Úselos siguiendo las instrucciones, y haga seguimiento con su dentista si tiene algún problema al tomarlos. 

Deberá concertar una visita de seguimiento tras el tratamiento endodóntico. En esta visita, su dentista retirará el relleno provisional y lo reemplazará con un relleno regular o una corona que proteja de mayor daño a su diente o muela. Un perno de metal o de plástico también podría ser puesto dentro del conducto radicular para asegurar que los materiales de relleno permanezcan en su sitio. Esto ayudará a sujetar la corona, si necesita una.

Volver